Obesidad, una causa de muerte prevenible.

Estamos bombardeados con anuncios de comida, de fotos selfie perfectas y al mismo tiempo por temas preocupantes sobre la salud. Nuestro objetivo tiene que ser tener una buena autoestima y estar saludables.

Definimos la obesidad por un cálculo que se basa en la altura y el peso y se conoce como IMC o índice de masa corporal. Si este número es 30 o más, la persona se define como obesa.

La obesidad, al igual que fumar, es una causa de muerte que se puede prevenir. Sabemos que la obesidad está relacionada con la hipertensión arterial, la diabetes, la depresión, el dolor crónico, el daño en las articulaciones, la apnea obstructiva del sueño y ciertos tipos de cáncer.

Cuando usted se disponga a ser más saludable, ¿por dónde debe empezar?

Un importante primer paso debe ser consultar a un nutricionista y aprender a leer las etiquetas de los alimentos. Por ejemplo, la mayoría de las personas no saben la cantidad de gramos de grasa, carbohidratos o de azúcar que se necesitan por día.

¡¿Sabe usted que si bebe una lata de refresco de 8 onzas ha excedido la cantidad de gramos de azúcar que necesita durante 2 días?!

Les digo a mis pacientes que cuando se decidan a perder peso no se saboteen a sí mismos. Deben saber qué alimentos son su debilidad, su kryptonita, por así decirlo, para no comprarlos. Si saben que van a comer un paquete de papas fritas, cierta marca de galletas o pasteles, no piensen que son lo suficientemente fuerte como para resistirse si las tienen en casa.

No tomen refrescos o bebidas azucaradas. El agua es importante, una buena conversación a tener con su médico sería cuánta agua debe beber al día. La cantidad de agua que usted necesita depende de su nivel de actividad y de qué enfermedad padezca, como problemas renales o insuficiencia cardíaca.

Cargando...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *